Usted está aquí: Inicio » Novedades » Superar el discurso repetitivo y memorístico a través de la innovación de metodologías de evaluación en el aula: El caso PISA para Colombia

Red Auto-Evaluador

Superar el discurso repetitivo y memorístico a través de la innovación de metodologías de evaluación en el aula: El caso PISA para Colombia

Correo electrónico Imprimir PDF

caso PISA para Colombia

Pese a los notorios avances del país en temas como la cultura, el arte y el deporte, en áreas como la Ciencia, el lenguaje y las matemáticas Colombia muestra los índices más bajos de calidad (entre 65 países) según lo evidenciado en los resultados más recientes del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes PISA (por sus siglas en inglés: Program for International Student Assessment), que fundamenta su análisis en el rendimiento de estudiantes a partir de la implementación de exámenes trianuales en varios países con el fin de determinar la valoración internacional de los alumnos. Este informe que es llevado a cabo por la OCDE, se encarga de la realización de pruebas estandarizadas a estudiantes de 15 años y es un punto de partida para que los sistemas educativos de las diferentes regiones del mundo, determinen la efectividad en los métodos de enseñanza y aprendizaje que son implementados por las escuelas.

Para Colombia el resultado más reciente alarma, y su causa parece ser concreta. Andreas Schleicher, subdirector de la OCDE para temas educativos afirmó luego de conocerse los resultados, que los escolares colombianos carecen de habilidades propias de su edad como el ser creativos, pensar en forma crítica, hacer juicios de valor, resolver problemas, comunicarse, colaborar, conectarse y competir. “Aprender esto es mucho más importante que llenarse de conocimientos específicos”, puntualizó. En su concepto, el sistema educativo Colombiano es eficaz al momento de preparar hombres y mujeres capaces de reproducir conocimientos específicos, pero lo hace muy mal cuando se trata de extrapolar dichos conocimientos al contexto real, aplicar lo aprendido y sintetizar distintas áreas, “estas son habilidades que está valorando el mercado laboral”, recalcó.

Dicho lo anterior, se debe procurar entonces por un acercamiento potencial del estudiante a su contexto vivencial, del docente a una práctica pedagógica mucho más próxima a la reconstrucción significativa del conocimiento y de la escuela en términos de su misión social desde los tres componentes que direccionan el ejercicio pedagógico: el curricular, el didáctico y el epistemológico.

Desde el enfoque pedagógico que fundamenta la propuesta Auto-Evaluador de mejorar la cultura de la evaluación en el aula, la construcción de conocimientos desde la evaluación basada en contextos se ha concebido como el medio que fortalece las prácticas de aula que nutren la escuela y representa así mismo, un punto de partida para reivindicar a la sociedad con el objeto real de la educación: construir humanidad. Es a partir de esta premisa que la evaluación se define como un proceso que reúne aspectos transversales y que retoma los lineamientos y estándares educativos bajo una línea de pensamiento pedagógico mucho más inclusiva, plural y comprometida con la aplicabilidad de los conocimientos en situaciones reales teniendo en cuenta los diferentes intereses de los estudiantes, razón por la cual, desde las metodologías activas, el ABP, la EPC entre otras, el proyecto Auto Evaluador ha procurado extrapolar las prácticas de evaluación a un nivel de correspondencia entre lo que se piensa, se dice y se aplica en la escuela; partiendo de un cambio epistemológico sobre la labor de enseñar, sobre el ejercicio de aprender y sobre el papel del estudiante en su proceso de formación. Este cambio, supone en términos generales que no exista para los actores de la educación una resistencia al cambio y que por el contrario se persuada la idea de que innovación es un efecto del boom tecnológico y de que inversión y recursos son sinónimos de calidad.

Ha de reconocerse entonces, que el conocimiento, la labor docente y la capacidad para aprender, son en sí mismas, actividades humanas propias del raciocinio e implican para la sociedad actual un ejercicio que va más allá de reproducir conceptos en el tablero y de cuestionar al estudiante sobre un saber especializado. Implican un proceso de interacción, comprensión y relación con los estudiantes en el que es prioridad comprender que las ciencias, el lenguaje y las matemáticas son un producto de personas del común que se formularon preguntas a propósito de su entorno. Es este entonces, el punto clave para transformar este sistema: el formar niños, niñas, jóvenes y adultos con miras a la formulación de preguntas, al establecimiento autónomo de rutas de aprendizaje y al reconocimiento del saber, como mecanismo para comprender el entorno y como una base con la que la experiencia de aprender impacte no solo en pruebas como PISA sino en valores y calidades humanas que está esperando la sociedad.

http://www.elespectador.com/noticias/infografia/colombia-entre-los-peores-educacion-articulo-462141

 

Sady Sofia Moreno Munevar
Coordinadora Nacional de Redes y Evaluación
ALECOP S. COOP Sucursal COLOMBIA
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla